Cómo comprar un piso embargado en subasta

 

 

 

 

 

 

 

 

Una de las mejores inversiones inmobiliarias a mediano y largo plazo que se pueden realizar en la actualidad es la de comprar un piso embargado, principalmente porque los precios de venta de los mismos suelen ser menores a los que exhiben los pisos regulares.

Dado el caso, una de las principales formas de adquirir u optar por la compra de uno de estos pisos embargados es a través de las subastas que se realizan tanto de forma pública como privada, siendo que las subastas públicas pueden ser de carácter judicial (cuando el inmueble fue embargado como medida de pago para los acreedores del deudor) y se celebran en los juzgados; también pueden ser notariales (se realizan en una notaría) o administrativas (son realizadas por las oficinas tributarias).

Como participar en las subastas

Para participar en las subastas de los pisos embargados, la primera exigencia que se debe cubrir es la de no poseer ningún impedimento o restricción legal, ni se puede estar relacionado con el expediente de la subasta de forma directa, al menos que se trate del deudor a través de un tercero.

Depósito inicial

Se debe tener un depósito del 20% o 30% del precio inicial para poder participar en la subasta, de esta forma, si se adjudica el inmueble a un comprador y este no concreta la adquisición del mismo en un lapso que fluctúa (dependiendo del ente subastador) entre 5 y 20 días, perderá dicho depósito de forma irrevocable.

Tablones de anuncio

Para participar en las subastas se debe revisar los tablones de anuncio de las mismas para conocer cuales inmuebles se subastarán y que días, y se puede asistir de forma personal, utilizar a un intermediario o participar de forma online (principalmente en las subastas administrativas se estipula esta modalidad).